All for Joomla All for Webmasters

Con el comienzo de la temporada escolar, muchos padres se enfrentan a un gran dilema con sus hijos: ¿Qué les empaco en la lonchera? ¿Y si no les gusta y pasan hambre? ¿Cómo lograr que les guste y sea saludable a la vez? ¿O les doy plata para el recreo?

“Es importante precisar que la lonchera o refrigerio escolar es un tiempo de comida, cuya función es contribuir al aporte de nutrientes de calidad en la alimentación del niño y que no puede reemplazar el desayuno, el almuerzo o la cena”, aseguró Fabiola Becerra Bulla, nutricionista-dietista especialista en Nutrición Clínica y actual directora del programa de Nutrición y Dieta Humana de la Universidad Nacional. Expertos y organizaciones internacionales coinciden en que las inadecuadas prácticas de alimentación, además de comprometer la salud y la vida de los niños, tienen graves consecuencias en su crecimiento y desarrollo y determinan, en gran medida, la salud en la vida adulta y su productividad. Según el estudio Monitor Kids de la investigadora de mercado Yanhaas, hay una sincronización muy alta entre la influencia que los niños creen tener en la compra de algunos alimentos y la que efectivamente tienen de acuerdo con sus padres. Por ejemplo, en productos como galletas, cereales y bebidas, la recomendación infantil es alta. Y eso las empresas lo tienen muy claro y saben que deben cautivar por igual a niños y padres. “De ahí que lanzan productos para la lonchera llamativos y con imágenes cercanas a ellos”, indica la firma. Y aclara que esos productos no siempre son los más recomendados para la buena alimentación infantil. Aunque los nutricionistas aseguran que es importante la participación de los niños a la hora de comprar los productos que terminarán en sus loncheras, aconsejan que no sean ellos quienes tomen la decisión final de qué llevar o no. La razón: los niños no saben qué es nutritivo y qué no, qué es bueno o malo para su alimentación. Más allá de todos estos argumentos, los expertos sugieren diferentes alternativas para lograr preparar una lonchera saludable, sabrosa y creativa a la vez.